viernes, 5 de septiembre de 2008

Victoria


Esta instantánea la tomé en uno de los hospitales de Kiev (Ucrania) en 2005. La ONG "Children of Chornobyl" nos acompañó a Marc y a mi en esta visita. En una de las salas del hospital nos encontramos a la pequeña Victoria ( 8 años) y su madre. Victoria entró en el hospital por una herida en la pierna, pero su sistema inmune falló y comenzó a perder peso de forma alarmante y su cuerpo empezó a llagarse. Mientras una de las enfermeras le hace sus curas diarias, Victoria aguanta con una entereza estremezedora el dolor que le produce, y me dedica furtivas sonrisas mientras su madre sollozando nos explica que no tienen medios para poder pagar su medicación.

Esta es tan solo una de las múltiples consecuencias del desastre nuclear de Chernobil,ya que segun palabras de la Dra. Preobrazhenska las radiaciones han provocado el debilitamiento del sistema inmunológico, lo que lleva a casos como el de Victoria o el de tantos otros niños que permanecen ingresados en el hospital.

Escogí esta foto en la que Victoria muestra una mirada triste y perdida, porque para mi representa su dolor. Mucha gente siente aprensión al ver la imagen, me dicen: "pobre chiquilla, pero prefiero no ver imágenes tan tristes"....

¿Hasta cuando seguiremos mirando hacia otro lado?

2 comentarios:

AgustinZ dijo...

Es muy buena la foto Elena, así como la historia. Es muy triste ese tipo de reacciones de "no quiero ver imágenes tan tristes" así como los que van más allá y se enojan con el fotógrafo por tomar éste tipo de fotos. Hice un trabajo sobre una ONG (del estilo de Patch Adams) que trabaja en un hospital público y también he tenido que aguantar comentarios similares. Sorprende tanto egoismo de alguien que ante semejante imagen priorice cuanto le duele verla y no se preocupe por la historia en general.
Saludos!

Agustín (sorgin en flickr)

Elena Senao dijo...

Desgraciadamente la tendencia sigue siendo la misma en la mayoria de los diarios y canales de televisión: no mostrar imagenes tristes, ancianos etc...no vaya a ser que se te atragante el cruasan del domingo por la mañana, no sea que la triste realidad penetre en tu mundo irreal